De las ballenas al hombre

Cuidarnos, realizarlo mutuamente y cuidar al medio ambiente.

Nada tiene que ver con el miedo.

Si no, que dependerá de que actuemos, como responsables de esos cuidados.

O... Como unos irresponsables irreparables.

La decisión nos compromete con como actuemos.

Pero, nunca nos liberará de nuestra responsabilidad.

miércoles, 6 de octubre de 2010

El novel de Física, para los “padres” del grafeno…el mejor candidato a sustituir al sílice en los conductores.

Andre Geim y Konstantin Novoselov

Los científicos rusos Andre Geim (Andréi hasta antes de recibir la ciudadanía holandesa) y su discípulo Konstantín Novosélov, que tiene doble nacionalidad, rusa y británica, han conseguido el Premio Nobel de Física 2010 por los «experimentos realizados con el material bidimensional grafeno». Así fue anunciado ayer en Estocolmo por la Real Academia de Ciencias de Suecia. Ambos trabajan en la Universidad de Manchester y se mostraron ayer sorprendidos y halagados por este reconocimiento.

En declaraciones al diario digital ruso gazeta.ru, Novosélov, de 36 años, asegura que «los microesquemas del futuro estarán hechos con grafeno». Según explica el físico, se trata de una sustancia resistente, elástica, dotada de la mayor conductividad eléctrica y térmica que existe y su cristal tiene de grosor el tamaño de un átomo. Es prácticamente transparente y tan denso que ni siquiera el helio, cuyo átomo es el más pequeño que existe, puede atravesarlo.

El grafeno está llamado a sustituir al silicio en la fabricación de semiconductores, lo que, según Vera Adamchuk, responsable del laboratorio de Física de la Universidad de San Petersburgo, «permitirá producir procesadores para ordenadores de una velocidad nunca vista hasta ahora y pantallas extrafinas», que podrán incluso enrollarse. El grafeno tendrá múltiples aplicaciones en la física cuántica. Se empleará en electrónica, sobre todo en la fabricación de ordenadores, teléfonos móviles, satélites artificiales, aviones y automóviles.

Novosélov recordaba ayer que en la investigación «hemos utilizado elementos muy simples como el grafito de la mina de un lápiz y una cinta de alto poder adherente, parecida a las que utilizamos para pegar en papelería». Una vez obtenido el cristal de carbono y empleando la tira adhesiva, se va desgranando la lámina en capas la hasta que se consigue la más fina, que es cuando se llega a la estructura molecular bidimensional, cuando ya no puede ser más plana.

Después, continúa Novosélov, «se aprieta lo obtenido contra la superficie de una placa de silicio, se retira con cuidado la cinta adhesiva y las pequeñas manchas, que pueden observarse con un microscopio sobre el óxido que cubre la placa es el grafeno». Sus colegas no creían que se podría lograr un material tan fino y menos aún que fuera estable, pero se equivocaron. Ellos demostraron en 2004 que se podía aislar.

Hizo levitar a una rana

A la Universidad de Manchester Geim llegó en 2001 e invitó después a unirse a él a Novosélov, a quien había conocido en Holanda. Los dos han publicado numerosos trabajos y Geim ha sido ya distinguido con algún que otro premio de prestigio. En 2000, Geim recibió el Nobel alternativo de Física (el IgNobel) por hacer levitar a una rana en un campo magnético.

Una confidencia a su esposa

Minutos antes de que se hiciera público el Premio Nobel de Física, los investigadores rusos Andre Geim y Kostya Novosélov habían recibido la noticia por una llamada del Comité Nobel. Salvo la confidencia que hizo Andre Geim a su esposa, nadie más en el laboratorio de la Universidad de Manchester conocía lo que estaba a punto de pasar. Ajenos a todo, sus colaboradores se prepararon para seguir la retransmisión del fallo a través de internet, pero los laureados, acaso con miedo a que su expresión pudiera delatarles, prefirieron verlo en otra sala en un proyector conectado a un ordenador portátil.

Pero con los colaboradores de Geim y Novosélov había un espectador muy oportuno: el investigador español Francisco Guinea, del Instituto de Ciencias de Materiales de Madrid, perteneciente al CSIC, quien ayer contó a ABC cómo se vivió la concesión del premio más importante de todos. «Yo estaba con la esposa de Andre Geim, Irina Grigorieva, que también es física y profesora de la universidad. Ella ya lo sabía, pero esperó a que se anunciara la noticia. El resto de las personas del laboratorio, unas diez o quince, se alegraron mucho, y aplaudieron a Novosélov en cuanto apareció».

Nunca antes una visita había sido tan oportuna. «Me habían invitado a visitarles, pues trabajo regularmente con ellos y tenemos varios artículos científicos juntos». Y es que Francisco Guinea es la mayor autoridad en España sobre el grafeno. Aunque no se atreva a afirmar, como dicen muchos, que este material es la panacea que puede provocar un nuevo salto tecnológico, sí reconoce que «tiene propiedades que no existen en otros y, sin duda, tendrá un gran número de aplicaciones».

El material más resistente

A. ACOSTA
¿Qué es?

Es un material extremadamente delgado, flexible, transparente y metálico, lo que lo convierte en el más resistente de cuantos se conocen.

¿Cómo se obtiene?

El grafeno se obtiene exfoliando el grafito (material del que están hechas las minas de los lápices) con cinta adhesiva. Sólo tiene el espesor de un átomo. Si el grafito fuera una baraja de cartas, el grafeno sería una sola carta.

No existe hasta ahora una manera de sintetizarlo a escala industrial. Su alta conductividad térmica y eléctrica lo convierten en idóneo para reemplazar al silicio en la fabricación de dispositivos electrónicos.

¿Contamina?

Está formado por carbono, por lo que no tiene problemas medioambientales.

Sea bienvenido el grafeno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario